• Imprimir
  • Aumentar la talla del texto
  • Reducir la talla del texto

El Jardine público  

Y si el alma de Burdeos residiera en unos jardines extraordinarios... magina… Un lugar situado en el corazón de la ciudad, pero en pleno campo. Un lugar donde la piedra ocre de Burdeos combina la armonía de su arquitectura del siglo XVIII con la indolencia de un arrollo rodeado de árboles centenarios.

 

Y si el alma de Burdeos residiera en unos  jardines extraordinarios...

Imagina… Un lugar situado en el corazón de la ciudad, pero en pleno campo. Un lugar donde la piedra ocre de Burdeos combina la armonía de su arquitectura del siglo XVIII con la indolencia de un arrollo rodeado de árboles centenarios. Un lugar donde paseantes, corredores, niños y abuelos cohabitan con cisnes y patos en la más absoluta armonía.

Nuestros Jardines públicos son ese lugar. Han acompañado la vida de todos los bordeleses desde su creación en 1746. Auténtico pulmón verde en el centro de la ciudad, sus 11 hectáreas de oxígeno acogen numerosos espacios de juegos y zonas para niños, además del famoso teatro de marionetas Guignol Guérin.

Rodeado de una sucesión de casas señoriales, donde encontramos el Museo de Historia Natural, un antiguo Jardín Botánico y un bar-restaurante muy agradable, L’Orangerie,

Los Jardines públicos cuentan con la distinción de «Jardin Remarquable de France» que premia a los jardines más destacados del país.