loader

El Gran Teatro  

Burdeos acoge en su seno un maravilloso monumento a la elegancia. El Gran Teatro, con sus más de tres siglos de existencia, supera con creces los sueños de sus visitantes.

 

Junto a los palacios de la ópera de Versalles y Turín, el Grand-Théâtre es una de las salas de espectáculos del siglo XVIII más bellas del mundo. Descubrimos a Garnier, el arquitecto de la Ópera de París, visitando el «Palais de Louis».

Esta obra maestra de Victor Louis fue construida en la época de Luis XVI. Este arquitecto parisino contempló hasta el más mínimo detalle: sala de conciertos, cafetería, tiendas, etc.

En tres ocasiones, la sala de espectáculos fue sede de la Asamblea Nacional, en circunstancias más bien trágicas ya que Burdeos ascendió al rango de capital en 1870, 1914 y 1941.

Los trabajos de restauración de estos últimos años le han devuelto su esplendor original. El decorado del siglo XVIII, dañado por la iluminación de las lámparas de aceite, ya vuelve a estar visible.

Este esbelto monumento acoge durante todo el año espectáculos de alcance internacional como óperas, ballets, conciertos sinfónicos...