Acheter visitas, excursiones, citypass,...
Nicolas Duffaure
© Nicolas Duffaure

Hermosas terrazas y plazas encantadoras

Para disfrutar de las plazas y descansar en las terrazas de Burdeos, el único problema es elegir. Aquí hay una pequeña guía para ayudarte, para que puedas sobrevolar la ciudad de norte a sur.

Place du Marché des Chartrons - Una plaza de pueblo lejos del ajetreo y el ruido

La place du marché des Chartrons está en el corazón del "pueblo" ; el mercado se ha convertido en un espacio cultural, los restaurantes han ampliado sus terrazas, la amigabilidad, la familia y la proximidad impregnan las relaciones, las risas y el tintineo de los vasos. 

También te esperan unas bonitas terrazas en el quai des Chartrons y, aún más cerca del Garona, en el quai des Marques donde podrás relajarte en una tumbona.

©Pierre Planchenault
©Pierre Planchenault

Place du Parlement - La buena vida que atraviesa los siglos

Al pasear por Saint-Pierre, encontrarás aquí y allá terrazas más relajadas, con una clientela bastante variada, como la muy amistosa Camille-Jullian donde se reúnen personas de todos los estilos y edades, o la magnífica Place du Parlement.

Llamada Place du Marché Royal en su creación en el siglo XVII, se convierte en la Place du Marché de la Liberté durante la revolución, luego Place du Parlement en 1848, como un tributo a la Segunda República. Pero sus nombres sucesivos no han sido borrados de la piedra, ¡mantén los ojos abiertos!

La fuente de estilo barroco data de 1866: siempre hay niños encantados sumergiendo sus manos en ella bajo la mirada de los padres sentados en la terraza... Es el lugar para la "buena vida", por la tarde para los afterworks, las meriendas de los sábados y los almuerzos de los domingos. 

No te pierdas la place Saint Pierre a tiro de piedra: te transmite ese mismo arte de la relajación para saborear el momento, a la sombra de los árboles y a tiro de piedra de la iglesia de Saint-Pierre

©Nicolas Duffaure
©Nicolas Duffaure

 

Place du Palais - tranquila y acogedora

Un poco más al sur, encontrarás la place du Palais, con una gran vista de la Puerta Cailhau. Construida en el siglo XV, fue una vez la entrada principal de la ciudad desde el puerto y daba acceso al Palais de l'Ombrière, la residencia medieval de los Duques de Aquitania, hoy desaparecida.

La plaza experimentó un renacimiento total en 2009 para hacernos redescubrir su singular forma triangular, destacada por las obras de arte urbanas muy populares entre los niños, que se encuentran en las terrazas de los restaurantes. Se ha convertido en una tranquila y amigable joya peatonal, un poco fuera de lo común, donde te acostumbrarás rápidamente a su estilo...

©Nicolas Duffaure
© Nicolas Duffaure

 
Place Fernand Lafargue - Un lugar en el corazón de la vitalidad

Unas pocas calles más adelante, por la calle Sainte-Colombe, llegarás a la plaza Fernand Lafargue. Ex Place du Vieux Marché, rodeada de quioscos, siempre ha tenido una vocación popular, ¡incluso para ejecuciones y castigos! Renovada en 2004, se ha transformado en un lugar festivo y de moda con una identidad bohemia afirmada.

En la zona han surgido continuamente tiendas nuevas y establecimientos atractivos, y con ellos, paseantes y visitantes... Para el almuerzo, un helado, la cena o una copa, siempre está lista para recibirte. 
 

©Avrine Photographie
©Avrine Photographie

Place Saint Michel - El Burdeos que viene desde lejos…

Le dicen "Saint Michel" para abreviar, y alguien recordará que en realidad se llama "Place Canteloup". Toda la historia cosmopolita de Burdeos está allí, con su tradición de acoger la inmigración extranjera desde principios del siglo XIX.

Hoy en día, tras su renovación, el número de terrazas está aumentando. Pero este lugar sigue siendo un niño salvaje de todas las nacionalidades, resistente a cualquier domesticación, que se cubre cada mañana con mercados ruidosos (bazar y tejidos el lunes, comida el sábado, trapos y mercados de pulgas los otros días, especialmente el domingo).

Es una alegría para los amantes del chamarileo, y allí se beben los mejores tés de menta del Oeste. Si tienes tiempo, pasa por la calle Camille Sauvageau para descubrir la encantadora y antiquísima iglesia de Sainte Croix mientras tomas un café en la tranquilidad bajo los plátanos de la Place Pierre Renaudel (...¡pero cuando pidas indicaciones, pregunta por la Place Sainte Croix!).
 

©Nicolas Duffaure
© Nicolas Duffaure